El primer ejercicio,…

Acabamos de cerrar nuestro primer ejercicio económico. No ha sido completo, pero ha sido enormemente ilustrativo. Acostumbrados a la economía convencional, las actividades «sin ánimo de lucro» nos han abierto sus exigencias, sus secretos y,… sus satisfacciones.

Parece que fue ayer cuando empezamos a dar forma a la idea de hacer una Fundación alrededor de la figura de nuestra hija Alaine y de sus ideales. Muchos han sido los obstáculos que ha habido que salvar en el proceso de diseño y constitución de la Fundación. Muchos han sido los momentos de desánimo, pero afortunadamente y gracias al apoyo de familiares y amigos, los hemos ido superando y hemos llegado al momento actual de «cosecha» con el balance en positivo.

Hasta el pasado mes de septiembre, no fuimos capaces de conseguir traspasar todos los requisitos mínimos imprescindibles para alcanzar nuestro objetivo inicial: que los valores de nuestra hija tuvieran un «vehículo» que nos permitiera hacerlos tangibles mucho más allá de nuestra capacidad de influencia. Que lo que aprendimos sufriendo con ella su enfermedad, fuera útil para otros jóvenes en cualquier parte del mundo.

Para los que perteneciendo al Primer Mundo, pudieran beneficiarse de nuestra capacidad de generarles una SONRISA, a través de fotos dedicadas por sus respectivos ídolos. Para los que perteneciendo al Tercer Mundo, pudieran ver mejoradas sus expectativas de vida futura, a través fundamentalmente de cosas como la educación. Cosas enormemente cotidianas en nuestro mundo, pero que condicionan de una forma estructural la pertinaz brecha existente entre ellos y nosotros.

En este primer ejercicio, y más concretamente en sus nueve últimas semanas hemos podido «disfrutar» del retorno que nos ha proporcionado nuestra propuesta de objetivos. Hemos podido comprobar, que la conciencia social presenta una excelente salud,… latente. Sólo hace falta zarandearla un poco para conseguir obtener lo mejor de cada uno de nosotros. Eso que era tan fácil para Alaine incluso en los últimos momentos de su enfermedad. Cuando ella, una niña esperando para una prueba desconocida y compleja, animaba a personas que que tenían 4, 5 ó 6 veces más años que ella. Eso, que para ella era natural, está también presente en su Fundación.

Eso, probablemente es lo que nos ha permitido meternos en un proyecto como tratar de financiar un colegio en Benin, faltando sólo cuatro semanas para fin de año,… Pero eso también ha sido lo que nos ha permitido conseguirlo. Eso y la generosidad de un buen número de buenos amigos que con su conciencia social a flor de piel, lo han hecho posible.

Por todo ello, nuestro primer ejercicio,… mental es concienciarnos de que somos una iniciativa humilde, pero no pequeña. Ante los objetivos planteados, nadie es tan pequeño que no pueda ayudar,… La Fundación Alaine en las últimas semanas de 2007 se ha demostrado a sí misma que puede ayudar.

Vamos a por el segundo ejercicio,… el primero completo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: