Sueños hechos realidad

Pocas cosas producen tanta satisfacción, como reunirse con un buen número de amigos con un objetivo común. Ese es el principal sentimiento que tenemos en la Fundación Alaine tras nuestra Cena Solidaria del pasado viernes 22 de noviembre en Madrid. Ver a tantos amigos de la Fundación,… Sentir alrededor el aliento de tantas personas solidarias alineadas con un objetivo común: trabajar por los que menos tienen. Por los más desiguales del mundo.

No sabemos cómo decir gracias. Una palabra que se queda muy corta para representar nuestro sentimiento, por mucho que le añadamos un enorme «muchísimas»

centro nutri 4

Muchísimas gracias en nuestro nombre y en nombre de las familias sin recursos de Nikki. En nombre de las madres de Nikki y de sus hijos. El viernes dimos un gran paso en nuestra voluntad de duplicar el fondo rotativo para el Programa de microfinanzas para mujeres. Con ello y merced al trabajo de Aura y de Sophie y – cómo no –  de las prestatarias de los fondos, muchos niños y niñas escaparán de un fatal destino porque verán mejorada su dieta, podrán acudir a las vacunaciones, dormirán bajo mosquiteros tratados, accederán al agua en mejores condiciones,… En definitiva, escaparán de las causas evitables y perfectamente prevenibles que provocan tantas muertes entre los niños y niñas menores de 5 años de esa parte de África.

En la noche del viernes, en la hora de los discursos, Alberto, uno de nuestros Socios más fieles, nos citó a John Lennon:

«Un sueño que sueñas solo, es solo un sueño.
Un sueño que sueñas con alguien, es una realidad»

Allí, rodeados de más de 150 amigos de la Fundación, sentimos que el Sueño de Alaine ya era una realidad para más de 1.000 familias sin recursos de Nikki.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: