La punta del Iceberg

Ya parece que nos estamos acostumbrando a verles en los telediarios de las diferentes cadenas. Normalmente ocupan una posición intermedia. Ni abren la edición, ni la cierran. Las imágenes, por ser absolutamente sobrecogedoras, pero terriblemente habituales, comienzan a dejarnos fríos, … Casi cansados de ver una y otra vez la misma noticia.

Bailan las cifras, la frecuencia y los puertos de entrada, pero el fundamento es siempre el mismo,… Decenas, cientos de personas que buscan un mundo mejor por un camino equivocado, poniendo en riesgo su vida. Miles de personas que se enfrentan a lo que ellos llaman «el combate» con muy pocas espectativas de victoria.

Les hemos visto en campamentos costeros mientras preparan su arriesgada singladura. Les hemos visto destrozados entre los brazos de quienes los rescatan de entre las olas. Hemos visto sus miradas fijas en no se sabe qué punto por detrás de las cámaras. Sus cuerpos ateridos, … la desesperanza pintada en su cara y a la vez la firme determinación de quedarse, de volver al «combate» si no lo consiguen.

Sabemos cuántos llegan, pero pocas veces cuántos salieron.

A los que nos gusta navegar, nos resulta más fácil hacernos una idea de las dificultades del viaje.  Todo está en su contra desde que dejan las playas africanas. Embarcaciones con pocas garantías. Nulo esquema de seguridad. Ausencia de más guía que la experiencia de alguno de ellos a quien las inclemencias no le dejan pensar en nada. Escasez de todo,… alimentos, agua,…

Si el viaje es rápido y corto no pasa nada,… aunque tengas que beber agua del mar. Pero si el viaje se alarga,… Si se estropean los motores,… Si la climatología se rebela,… Si la arribada se produce de noche y no se reconoce el terreno, se pueden ahogar en un par de metros de agua o incluso menos. Qué paradoja después de cruzar por encima de algunas de las aguas más profundas.

En estos días hemos oído que – una vez más – ha llegado otro «cayuco» Éste con 123 personas. De ellos 28 niños. De los que llegaron han fallecido varios, pero lo que me ha impresionado es que en su viaje,… durante la travesía,… tuvieron que arrojar otros veinte cadáveres por la borda. Cuando he vuelto a ver las imágenes y sus miradas,… las he entendido un poco mejor. Cuánto vacío se debe sentir corriendo tras un sueño  y fracasando después de dejar en el camino a tantos otros soñadores como
tú.

Esta noche en rtve a las 23,50 emiten un reportaje desde dentro de uno de esos particulares «combates». Os dejo el enlace

Actualización del 12 de noviembre:

Os enlazo el vídeo de los 89 minutos de programa. No os lo perdáis.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: