La fuerza de la sonrisa

tre niñosEl día había sido duro. Acabábamos de llegar de recorrer varios poblados perdidos de la Donga. Nos habíamos pasado más de 4 horas de incesante traqueteo en la Toyota para recorrer escasas distancias en kilómetros, pero enormes en tiempo y en esfuerzo si no dispones de una camioneta todo terreno.

El calor todavía no aflojaba pese a que la tarde iba ya bastante avanzada y decidimos parar en Bougou, en la «Buvette Colombo» a tomar una cerveza «Beninoise» lo más fría posible. Algo que en Benín es realmente dificil. Cansados, se nos antojó que era una buena solución para poder continuar la jornada.

Y así fue. Unos asientos no muy confortables pero que ya no daban saltos como los de la Toyota y una cerveza  que no estaba demasiado caliente comenzaron a mejorar nuestro estado general y entonces aparecieron por allí unos pequeñajos que comenzaron a acercarse. Al comienzo con timidez, luego com más descaro. Lo que no habrían conseguido cervezas frías y cómodos asientos, lo consiguieron ellos. Sus sonrisas hicieron el resto del trabajo.

contrap 3

Ya sin cansancio y sin darme cuenta, me encontré con la cámara en las manos dándole movimiento a la cortinilla. El resultado,… mi nueva foto de portada. Esta es la historia de una foto. Esta es la razón por la que la fatiga de los viajes por Benín, la recupero a la vuelta. De golpe. Allí no me quiero perder nada. Aunque ya sabéis,… allí el tiempo ni se gana ni se pierde. Sencillamente se vive.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: