«Enfance solidaire»

IMG_8053En este reinicio de curso, queremos compartir una pequeña historia de las que nos animan a seguir, a pensar que realmente “nadie es tan pequeño que no pueda ayudar” y a creer que es posible lograr que “todos los niños y niñas del mundo puedan sonreír”

En el pasado mes de julio comenzamos a trabajar en una nueva región del norte de Benin. Os lo contamos desde aquí. Se llama Alibori y se encuentra en el extremo noreste junto a las fronteras de Burkina, Nigeria y Niger. Allí visitamos en marzo las poblaciones de Kandi y Banikoara. Las más grandes de la región. Ambas se disputan la capitalidad de la región.

Hoy os quiero hablar de Kandi y más concretamente del Internado tutelado por la Fundación Vida para Todos. Cuando les visitamos el pasado mes de marzo, tras conocer las instalaciones, charlamos con los internos. Un buen ramillete de jóvenes (sobre todo chicas). Les contamos porqué estábamos allí. Quién era Alaine y cuales sus inquietudes vitales sobre la diferencia de oportunidades sobrevenida por ser hombre o mujer, por nacer en un lugar o en otro, por ser blanco o negro,… Escucharon con interés y lo demostraron cuando les cedimos la palabra y respondimos a sus preguntas. Nos causaron una excelente impresión e internamente tomamos la decisión de que merecería la pena ayudarles.

Y lo vamos a hacer. Pronto os lo contaremos, pero ellas ya se nos han adelantado y con su iniciativa nos llenan de esperanza en el futuro. Y es que un grupo de chicas del Internado han dado forma a una pequeña asociación para ayudar a los que tienen menos que
ellas. La han llamado “ENFANCE SOLIDAIRE” (Infancia Solidaria) y han comenzado a trabajar en memoria de Alaine. Una vez al mes piden permiso en el Internado para ir a realizar trabajo social en la ciudad y en este pasado mes de agosto, en la inauguración del 2º ciclo de secundaria, realizaron su primer evento: Una donación de balones a los alumnos de otras escuelas que no pueden comprarlos.

Las chicas del Internado de Kandi nos dan una lección enorme y muy valiosa. Nos enseñan que no es preciso contar con gran cantidad de recursos para poder ayudar a los demás. Nos recuerdan que nadie es tan pequeño que no pueda ayudar y lo hacen con una eficaz puesta en práctica. En muy pocos meses han pasado de la idea inicial, a una concreción de utilidad para la sociedad que les rodea. Nos llenan de orgullo y esperanza.

No nos han pedido nada más que unas cuantas fotos de Alaine y detalles de su vida. Quieren conocerla mejor. Otro gran regalo para unos padres que persiguen que la memoria de su hija no desaparezca cuando ellos ya no estén.

Notre remerciement pour les filles de Enfance Solidaire!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: