Kalalé

Desde el pasado sábado hemos recorrido dos veces el país en toda su longitud. Tras despedirnos de las Terciarias Capuchinas de Nikki, el sábado lo dedicamos a llegar hasta Cotonou y el lunes a volver hasta Kalale. Por el medio algo de turismo con las personas del grupo que se volvían para España.

Ganvie, puerta de la evangelización, puerta del no retorno,… Y la terrible y pegajosa humedad del sur. Han sido días de menor actividad física pero muy pesados por el tráfico, el calor y la humedad.

Ayer por la tarde, tras otro viaje de más de 10 horas, recuperamos la «normalidad» de nuestro trabajo en el norte. Llegamos a Kalalé cansados y llenos de polvo pero encantados de retomar nuestro trabajo de seguimiento, control y lanzamiento de proyectos.

Hoy hemos comenzado por la piscicultura

Se trata del proyecto que financiamos a comienzos de 2018. Llevan vendida más de una tonelada de pescado y están comenzando a coger un estupendo ritmo de crecimiento y engorde de los alevines. También han realizado ya diversas pruebas con éxito, para producir los alevines de una manera autónoma.

También están fabricando la comida para las distintas fases de crecimiento y engorde. Todo eso abarata el proceso y nos ayudará a poder popularizarlo en versiones más sencillas para conseguir dar autonomía a grupos de mujeres allí donde haga falta.

Después hemos acudido a una reunión con los servicios sociales de Kalale. Nos han contado sus problemas para acoger y formar a las chicas de la calle sin escolarizar. Nos han pedido ayuda. Les hemos solicitado concretar la petición para valorar las posibilidades. Como siempre les decimos: «no somos una familia rica ni tenemos una máquina para hacer dinero, pero tenemos muchos amigos que nos ayudan a compartir la financiación de los proyectos que acometemos»

Por la tarde hemos hecho un recorrido por algunos de los edificios financiados en años anteriores. Nuestro primer edificio de aulas y el centro de Artesanos de Kalalé

o la escuela de Nassikonsi

Todos se encuentran en un excelente estado y suponen un estímulo adicional para continuar con nuestro trabajo.

Por último ya de retirada hemos aprovechado para tomar una cerveza con una tapa de queso peul

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: